Fimosis y los Problemas de Erección

Fimosis y problemas de erección

La fimosis no es una enfermedad, pero si es un problema que puede afectar en gran medida la salud y la calidad de vida de los hombres, pues se trata de las dificultades para poder retraer el prepucio, siendo este la piel que cubre el glande del pene, así que les resulta casi imposible poder dejarlo al descubierto.

Fimosis

Por supuesto, esto hace que los caballeros no puedan cumplir con la higiene de manera eficiente y como consecuencia, se ven afectados con diversas infecciones, igualmente tienen problemas para la micción siendo esta dolorosa, además de inconvenientes a la hora de tener relaciones sexuales, de hecho, una de las más graves complicaciones son los problemas de erección.

Fimosis y relaciones sexuales
Fimosis y relaciones sexuales

Sin embargo, este tipo de complicaciones no se presenta con gran frecuencia, muy pocos hombres comienzan a padecer disfunción eréctil por causa de la fimosis, igualmente es imprescindible tratarla a tiempo para evitar esta situación que afecta de manera importante la calidad de vida de cualquier hombre.

¿La circuncisión puede generar problemas de erección?

Fimosis y circuncision
Fimosis y circuncisión

Por otro lado, muchos hombres con fimosis tienen dudas a la hora de someterse a una circuncisión, siendo esta la solución efectiva para este problema a través de la eliminación total del tejido prepucial para que el glande quede al descubierto, puesto que existen ciertas creencias de que si se retira por completo el prepucio, puede tener como consecuencia los problemas de erección.

Al respecto, se han llevado a cabo diversas investigaciones en torno a este tema y se ha comprobado que la circuncisión no interfiere o es causa de disfunción eréctil, al contrario, es fuente de diversos beneficios como la protección ante infecciones tanto de las vías urinarias como de transmisión sexual, incluso reduce el riesgo de padecer cáncer de pene. 

Disfunción eréctil

Como resultado, los hombres que padecen fimosis pueden someterse a la circuncisión para solventar este problema, poder evitar mayores complicaciones y recuperar su estado de salud y por supuesto su calidad de vida.

En suma, lo mejor es consultar con urólogo para que posterior al examen físico y cada una de las particularidades del paciente, pueda determinar cuál es la mejor técnica para circuncidar y así lograr resultados satisfactorios.

Urólogo y Fimosis

Igualmente, es el médico quien recomienda el tiempo de recuperación y los cuidados respectivos, aunque en líneas generales toma entre las 3 y 4 semanas y es preciso lavar la herida para evitar infecciones, cubrir con gasas limpias para evitar roces, no hacer actividades que impliquen fuerza y evitar las relaciones sexuales y las erecciones, ya que estas resultan dolorosas luego de la intervención quirúrgica, la cual suele tomar entre 30 y 40 minutos para su realización.

Lo mejor, los resultados son exitosos en casi el 100% de los casos, apenas el 2% se presentan complicaciones, pero en nada tienen que ver con la disfunción eréctil, se relacionan solo con sangrados, hematomas, inflamación del glande y problemas en el meato uretral. 

Fimosis y circuncisión

En síntesis, la fimosis puede generar complicaciones cuando no es tratada, pero no implican la disfunción eréctil, además puede ser solucionada a través de la circuncisión y este procedimiento tampoco genera problemas de erección.

Ir arriba