Operación FIMOSIS en niños

Operación Fimosis en Niños

Una de las situaciones que más preocupa a los padres es lo que tiene que ver con la fimosis, siendo esta la imposibilidad de retracción de la piel o prepucio, el cual recubre el glande del pene. Aunque en los niños es normal que se produzcan las adherencias balanoprepuciales, es decir, entre la piel del prepucio y el glande, a medida que crecen estas deben desaparecer naturalmente.

No obstante, en algunos casos el prepucio se mantiene adherido e imposible de retraer convirtiéndose en fimosis, situación que les genera problemas a los pequeños y para ello muchos especialistas recomiendan la intervención quirúrgica para solventarlo.

¿En qué consiste la operación fimosis en niños?

Se trata de un procedimiento para retirar el prepucio y se puede llevar a cabo por medio de dos procedimientos, una de ellas es la circuncisión, el cual es el más común, esta consiste en eliminar todo el prepucio por completo para dejar el glande al descubierto.

Mientras que la opción más actual es la prepucioplastia, esta consiste en hacer una incisión o cortar lateralmente el tejido prepucial, así que es una alternativa a la circuncisión, genera menor dolor y el tiempo de recuperación es más rápido. En cuanto a la elección entre estas dos opciones, depende de las necesidades de cada niño.

Cabe destacar, la intervención quirúrgica para solventar la fimosis en niños representa un proceso ambulatorio, su duración es de alrededor de media hora y en la mayoría de los casos las suturas se realizan con hilo absorbible el cual suele tardar 2 semanas en desaparecer y el niño puede regresar a casa el mismo día.

Cuidados luego de la operación de fimosis en niños

Aunque el procedimiento es de carácter ambulatorio, es preciso seguir con ciertos cuidados para garantizar el correcto proceso de recuperación y el bienestar del niño. Por esto los padres deben tener en cuenta la cicatrización puede tardar 3 semanas, en este sentido es crucial el niño debe permanecer en reposo y no correr, saltar y hacer deporte durante dichas 3 semanas.

Luego de 24 horas de la cirugía, es necesario cambiar el apósito, aplicar compresas frías en la zona también suele ser recomendado para la reducción del dolor y la inflamación, así como el uso de analgésicos y cremas antibióticas. 

Para la higiene es importante lavar la herida con un jabón suave y en caso de que la herida sangre durante las 24 horas iniciales, lo mejor es hacer presión durante 10 minutos, poniendo antes una gasa estéril. 

¿Cuándo es conveniente operar por fimosis a un niño?

Debido a que esta condición en el prepucio suele solucionarse por sí sola durante el crecimiento, muchos especialistas recomiendan esperar un tiempo prudencial, es a partir de los 10 o 13 años que se considera un tiempo límite, para este momento ya se debe haber resuelto. Sin embargo, hay casos en los que es necesario operar antes, pero siempre después de los 5 o 6 años, específicamente cuando se presenten ciertos síntomas como:

  • Hinchazón o inflamación del prepucio durante la micción del niño.
  • Cuando el niño sufre de infecciones urinarias de forma continua.
  • Si se forma un anillo alrededor del pene cuando se retraer el prepucio o cuando es imposible retraerlo.
  • Si existen antecedentes de infecciones o balanitis. 
  • En casos de parafimosis, es decir, cuando el prepucio se retrae y no puede regresar a su forma anterior atrapando o comprimiendo el glande. 

En resumen, la operación de fimosis en niños puede ser necesaria en un amplio conjunto de situaciones, los riesgos son realmente mínimos y la solución es muy efectiva, además muchos especialistas reconocen diversos beneficios durante la vida adulta.

Ir arriba